Devocionales para niños: "Promesas"

pobre.jpg"Había una vez un hombre que vivía en el país más pobre del mundo. Allí la gente vestía túnicas claras, sin colores, y turbantes. Comían cereales, nada de carne y no conocen el jugo ni las gaseosas.

Este hombre vivía en un rancho con techo de chapa. Las chapas estaban agujereadas, por lo que cuando llovía se mojaba él y sus pocas pertenencias. Dormía sobre unas colchas en el suelo, y por mesa tenía un cajón de manzanas. Por supuesto se sentaba en el suelo, pues no tenía sillas.

Una vez por mes recibía un sobre color café en la puerta de su choza. Jamás le interesó saber de qué se trataba, pues comida y dinero que era lo que más necesitaba no eran. Asique acumulaba los sobres y los usaba para hacer fuego y mantenerse caliente por las noches.

Vivía en la extrema pobreza. Solo. Con hambre. El día era perfecto cuando tenía un puñado de arroz para comer, pues lo habitual era pan con agua y a veces leche.

Así transcurrieron sus días, en la miseria y la enfermedad. Un día se enfermó de algo muy simple pero que por la falta de medicamento se empeoró, y se agravó a tal punto que ya se encontraba cerca de la muerte.

Mientras estaba en el hospital, el doctor revisó su documento, aquel que llevaba en un bolsillo de su pantalón viejo. Tomó nota de sus datos y comenzó a buscar en sitios de internet, en embajadas, y por radio a algún miembro de su familia para avisar que este hombre estaba a punto de morir.

Cuenta el doctor que la mañana que este pobre hombre murió, recibió una llamada de un familiar lejano, en la otra punta del planeta. Se trataba de un tío que comentó que aquél hombre era el único heredero de una familia rica y que le extrañaba que jamás había reclamado su herencia la cual le era suministrada mensualmente.

El pobre hombre recibía cada mes un sobre con un cheque por una suma enorme en dólares pero jamás abrió uno solo, porque pensaba que adentro no encontraría la ayuda que él estaba necesitando."

Esta historia me hace pensar en muchos hijos de Dios que viven como pobres, cabizbajos, desalentados, desanimados, sin fuerzas, deprimidos, ansiosos, nerviosos, tristes, y tantas cosas negativas más. Dios tiene preparadas soluciones, estrategias, claves, y principios para cada una de las cosas que necesitamos o que atravesamos. Están en la Biblia y se llaman PROMESAS.

Pero nosotros, a veces actuamos como este pobre hombre: no queremos abrir los sobres! No queremos abrir la Biblia y leer esas promesas, creerlas y esperarlas.

Entonces nos perdemos TODA LA RIQUEZA que Dios dejó para que vivamos bien, con nuestra cabeza alta, alentados, animados, fortalecidos, gozosos, calmos, con paz, contentos y tantas cosas positivas más!

Que la historia de este pobre hombre nos ayude a buscar en la Biblia las promesas que Dios nos dejó para vivir como RICOS ESPIRITUALMENTE y no pobres. Dios nos hizo muchas PROMESAS! Solo hay que leer la Biblia y encontralas!

Te dejo una para comenzar: busca MATEO 6:33 en una Biblia de una versión sencilla y comienza a creer esa PROMESA y a vivir de acuerdo a ella!

Fuente:
Diez minutos con Dios

|

Comentarios

Que linda reflexion.  Podrian enviarme algunas a mi correo.  Dirijo un grupo de ninos entre las edades de 5 a 10 anos.  Gracias, Miriam, y que Dios les bendiga.

Responder

esta muy bonito me gusto muxo   ;)

Responder

Hola: yo me llamo Jana,tengo 6 años. que hermosa historia para reflexionar, estamos con mi hermana y mi mama. sabemos que Dios nos dejo muchas promesas!!

Responder

me gusta contar historias a mi hija antes de dormir a veces son reales, otras las invento pero últimamente  leo la biblia, en ocasiones no alcanza a escuchar la historia completa pero ahora le contaré esta historia que todos podemos aplicar gracias Bendiciones.

Responder

hola soy karala isai ortiz blengio tengo 9 años y a mi me gusto mucho esta historia porque nos enseña que la riquesa  no esta en las cosas materiales si no que esta en lo espiritual.

porque todo lo que tenemos dis nos lon a probehido y tenemos que darle gracias a dios por todo lo que tenemos.

mas buscadprimeramente el reino de Dios y su justicia,u todas estas cosas os seran añadidas. mateo6:33.

Responder

es una reflexion marabillosa muy especial para los niños de jardin y para los adolescentes de mi congregacion que el señor les continue bendiciendo y suministrandoles cada dia mas sabiduria para compartir con otros hijos de Dios todopoderoso.

Responder

gracias por esta enseñanza me acaba de enseñar a que lo que estoy pidiendo nada más se encuentra en una sola parte en la palabra de Dios

Responder

Hola me gustaria me envien muchas reflecciones a mi correo pues antes de dar mi clase dominical les cuento una refleccion a los niños  como introduccion asi como esta despues les contaria las promesas de Dios para Abraham y todas las cumplio.    Son una Bendicion gracias.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar